Cerberus es una app que nos permite espiar otros teléfonos

Muchos conoceréis la aplicación Cerberus y muchos otros no. Lo que sí os habréis preguntado alguna vez es si alguien puede espiar el whatsapp de forma remota. Cerberus es una app creada especialmente para evitar que nos roben el móvil, pudiendo localizarlo, hacer fotos y vídeos de forma remota y multitud de cosas más. Este es el uso normal y correcto de esta tecnología, pero también tiene un uso que resulta cuanto menos discutible.

Cerberus siempre ha sido algo polémica por diferentes motivos, pero básicamente todo se resume en que tiene acceso al dispositivo sin muchas restricciones y de forma remota. El problema llega cuando se utiliza en dispositivos ajenos, evidentemente, ya que todos nuestros datos personales estarán en peligro.

El proceso sería el siguiente:

  1. Instalamos la app Cerberus desde el móvil de la víctima y configuramos ciertos aspectos, como que no se detecten las capturas de pantalla.
  2. Devolvemos el móvil a la víctima.
  3. Cuando la víctima se conecte a Whatsapp podremos hacer capturas de pantalla y leer sus mensajes. Para saber en qué momento está en línea se podrá instalar otra app que nos avisará de ello.

Así de sencillo. Esto no es un tutorial para hacerlo, sino que tratamos de mostrar la facilidad con que se puede espiar a una persona. Prácticamente el único requisito sería tener acceso al móvil de la víctima durante unos minutos para instalar el software y escasos conocimientos técnicos. Cualquiera puede hacerlo.

¿Cómo podemos evitar que nos espíen mediante Cerberus? Bueno, el primer consejo sería llevar siempre activada en nuestro teléfono una contraseña o PIN que no conozca nadie, ni siquiera nuestra pareja. El segundo consejo seria que si va a comprar un dispositivo de segunda mano se asegure muy bien del origen del mismo, reinstale de fábrica y busque cualquier rastro de la aplicación. En tal caso debe desinstalarla, así como cualquier otra app sospechosa.

Todavía con eso, es posible que su móvil esté comprometido y usted no se dé cuenta. En tal caso recomendamos llevarlo a un especialista para que lo revise, como al Laboratorio Pericial Forense.

No debemos olvidar que este tipo de actos son delictivos y ya se han dado resoluciones judiciales sobre personas que utilizaban este método para espiar a otras personas. Así, por ejemplo, el Juzgado de lo Penal número 4 de Almería condenó a dos años de prisión a un hombre que controlaba las llamadas de su expareja sentimental, hacerle fotografías y grabar vídeos y audios.

Otro caso curioso fue la de un alumno de cinematografía que se dejó robar el móvil para espiar al ladrón y completar así su tesis doctoral.